Seguro de protección de pagos: ¿realmente interesa?

Seguro de protección de pagos: ¿realmente interesa?

31/May/2019

El seguro de protección de pagos todavía es un gran desconocido para la mayoría. Acertar o equivocarse con él (y todo lo que eso implica) depende de una sola cosa ¡Averíguala leyendo este post!

¿Qué es el seguro de protección de pagos?

Por el seguro de protección de pagos la compañía aseguradora sale al frente de tus deudas pendientes, en caso de que tú no puedas pagarlas a causa de sufrir incapacidad laboral temporal o situación de desempleo.

Un seguro de protección de pagos puede contratarse bien como un producto independiente del préstamo que asegura, o bien de forma independiente; incluso se puede añadir como una cobertura adicción al de otro seguro (como el de vida vinculado a hipoteca).

Este seguro es bastante complejo: sus límites y excepciones pueden hacer que el asegurado se lleve un buen chasco cuando llega la hora de reclamar el dinero a la aseguradora.

 

Contratar un seguro de protección de pagos: ¿una buena o una mala idea?

6 cosas que debes saber antes de contratar un seguro de protección de pagos

  1. Los únicos riesgos que cubre el seguro de protección de pagos son o el desempleo o la incapacidad temporal para trabajar (y eso dentro de los límites fijados en la póliza). La protección que otorga es más limitada que, por ejemplo, el seguro de vida.
  2. Permite garantizar el abono de todo tipo de operaciones de financiación (préstamos al consumo, tarjetas de crédito, hipotecas, etc.).
  3. Puedes contratar este tipo de seguros ligado al crédito que garantiza o de forma independiente, pero, aunque firmes la póliza en un banco, siempre habrá una compañía de seguros detrás.
  4. Muchas veces, los seguros de protección de pagos incluyen límites temporales, de modo que la aseguradora no pagará íntegramente tus deudas: solo lo hará durante un periodo de tiempo previamente acotado.
  5. Las exclusiones y limitaciones de cobertura son especialmente importantes en este tipo de seguros. Su existencia pueden convertirlo más en un gasto inútil que en un práctico salvavidas financiero.
  6. Si la póliza incluye una franquicia o un plazo de carencia, la cuantía o el período indemnizable se verán respectivamente recortados para el asegurado ¡No los pierdas de vista!

Este es el secreto para acertar con tu seguro de protección de pagos

El seguro de protección de pagos es un buen producto... si se contrata bien. Con un asesoramiento imparcial y experimentado puedes ponerte un buen colchón, capaz de salvarte de una situación crítica, como, por ejemplo:

Este seguro tiene bastantes recovecos. Si te lanzas a contratarlo sin la ayuda de un buen profesional de seguros, puedes salir escaldado, ya que estarías pagando por un producto que luego no servirá para protegerte.

En realidad, el seguro de protección de pagos no tiene la culpa de que te quedes desprotegido cuando más lo necesitas. suele ser la consecuencia de haberse lanzado a firmar este tipo de pólizas como el que va a comprar una barra de pan: sin asesorarse antes.

Estamos hablando de uno de los seguros más intrincados, ya que sus excepciones, límites y tecnicismos pueden llevarte a errores si decides contratarlo y gestionarlo por tu cuenta. Ello genera una inmerecida mala fama a este tipo de pólizas ¡Pero lo que falla es la falta de  un mediador!

El papel que juega el asesoramiento de seguros es clave para elegir, tramitar y reclamar los seguros de protección de pagos ¡No la pases por alto y dirígete ya mismo al área privada de Tu Seguro Sin Secretos! Desde allí te daremos toda la ayuda que necesitas para acertar.

Valoración (0 votos)
Compartir en: